Hórmesis – Lic. Unrrein Diego

Nutrición clínica, deportiva y social en su justa medida

¿Qué debemos saber sobre el rotulado nutricional?

En primer lugar, es importante preferir siempre al momento de comprar alimentos envasados, aquellos que traen información nutricional, para poder hacer una compra con conocimiento del producto que se está adquiriendo.

De cualquier manera, también es fundamental hacer una lectura e interpretación objetiva de esa información nutricional, sin dejarse influenciar por el marketing y la publicidad que rodea a cada producto.

¿Qué dice la reglamentación?

La expresión de la información nutricional se deberá realizar por porción de alimento. La expresión cada 100 g ó 100 ml queda bajo decisión del fabricante.

Se considera una porción a la cantidad media del alimento que debería ser consumida por personas sanas, mayores de 36 meses de edad, en cada ocasión de consumo, con la finalidad de promover una alimentación saludable.

Las unidades utilizadas para indicar qué cantidad representa cada porción deben ser expresadas en medidas caseras, o sea, con utensilios habitualmente usados por el consumidor (tazas, cucharas, etc.). Puede ser una fracción de la misma (mitad, ¼).

¿Qué se debe saber sobre la porción?

Para calcular la cantidad de nutrientes que se va a incorporar con el alimento elegido, se debe saber cuál es la porción a la que el fabricante se refiere (y sobre la cual expresa la información nutricional) y si ésta coincide o no con la que se ha decidido consumir.

Por ejemplo, en el rotulado que se muestra debajo, la información nutricional está expresada por porción y se aclara que la porción son 30 g. Esos 30 g de galletitas se cubren con 6 unidades, o sea que cada galletita pesa 5 g (6 galletitas x 5 g cada una = 30 g).

info nutr

Dependiendo de la cantidad que se consuma, el valor de calorías y nutrientes va a variar relativamente. Si se consume 12 galletitas se estará consumiendo el doble.

¿Qué se debe saber sobre la declaración de propiedades nutricionales?

Cuando dice “reducido, light, liviano, menos que, leve…

  • Valor calórico: el alimento aporta por lo menos 25% menos de calorías que el estándar.
  • Carbohidratos: el alimento aporta por lo menos 25% menos de azúcares con respecto al estándar.
  • Grasa total, saturadas, colesterol y sodio: el alimento aporta por lo menos 25% menos del nutriente con respecto al estándar.

Recordar que la afirmación “Reducido, light, liviano, menos que, leve…” no quiere decir que el producto pueda ser libremente consumido.

Puede suceder que un producto tenga mayor aporte de calorías en su versión light que el mismo producto de otra marca en su versión normal. Por ejemplo una mayonesa que se promociona como Light declara en su rótulo tener en 12 g (1 cuch. sopera) 29 kcal. Mientras que otra marca de mayonesa que no tiene ninguna leyenda en su envase referida a su valor calórico, figura en su rótulo 17 kcal en la misma cantidad de producto.

Tener en cuenta lo que significa “Sin adición de sal” o “Sin adición de azúcar” al momento de elegir los alimentos a consumir. Esto puede predisponer a equivocaciones, ya que se tiende a interpretar que ese alimento no contiene sodio o azúcar en absoluto. Si bien pueden no haberse agregado durante la elaboración o envasado, pueden contener sodio o azúcar propios del alimento.

Los alimentos que se comercializan como dietéticos o diet no necesariamente significa que tienen menos calorías o menos azúcar o menos grasas. Un alimento es dietético o diet cuando se ha modificado algo de su composición de manera de adecuarlo para que pueda ser consumido por personas que necesitan llevar un régimen dietético especial. Por ejemplo: puede tener poca cantidad de sodio, lo que lo haría apto para ser consumido por personas hipertensas; o puede carecer de gluten (para personas celíacas). Cuando un alimento es dietético porque se redujo su contenido de grasas, o de azúcares, en este caso coincide que también se redujo su aporte calórico.

Recomendaciones finales

Al momento de leer el rotulado nutricional de un producto, no se debe prestar atención sólo a las calorías. Hay varios aspectos a considerar que también son importantes como el tipo de grasas, colesterol, la cantidad de sodio y azúcares simples.

Si algún aspecto de la información nutricional no se comprende o genera dudas, es recomendable consultar con profesionales de la nutrición sobre la conveniencia o no de su consumo.

Si un consumidor tiene alguna inquietud referida a un producto adquirido, está en su derecho contactarse con el fabricante del mismo para requerir la información necesaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30/03/2015 por en Industria alimentaria y etiquetada con , , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: